Proceso Inflamatorio

    La inflamación y la reparación son las respuestas locales iniciadas para limitar los daños causados por lesiones de los tejidos, infección, toxinas e isquemia de tejidos, así como para favorecer la recuperación después de una lesión tisular. A pesar de su función primaria como mecanismos de defensa, en muchas enfermedades, la respuesta inflamatoria y los procesos de reparación pueden contribuir a dañar los tejidos.


    El término "respuesta inflamatoria" abarca una gama de procesos tendientes a limitar las lesiones tisulares. Para facilitar la comprensión de la respuesta inflamatoria, ésta se divide en aguda y crónica, sobre todo en función de las características temporales, pero también de las diferentes células comprendidas o que aparecen en los procesos.


    Inflamación aguda

    Respuesta inicial a una lesión de tejidos:
  • Fase vascular con aumento de flujo.
  • Formación de exudado.
  • Infiltración de tejido por neutrófilos polimorfonucleares.
  • Fagocitosis y muerte bacterianas.
  • Resolución, supuración, organización o cronicidad.
    La inflamación aguda es la respuesta inicial a las lesiones de tejidos casi en cualquier circunstancia, las causas principales son:
  • Infecciones bacterianas.
  • Reacciones de hipersensibilidad.
  • Agentes físicos, como la radiación.
  • Reactivos químicos, incluidas las toxinas.
  • Necrosis de tejido a consecuencia de un infarto.
    Es de corta duración; empieza en minutos y dura varias horas o algunos días. Su principal función es llevar células y mediadores al sitio de la lesión por el torrente sanguíneo, de modo que la vasculatura es fundamental en la coordinación de la respuesta inflamatoria. Se puede considerar que la inflamación aguda comprende dos fases, una vascular y otra celular, que suelen coexistir en cualquier respuesta inflamatoria; la fase vascular tiene lugar en las primeras etapas, hasta que se fusiona con la fase celular, más tardía de la inflamación aguda. El tejido inflamado presenta ciertas características morfológicas derivadas de los cambios vasculares y celulares descritos clásicamente como signos cardinales de la inflamación:
  • Rubor,
  • Calor,
  • Tumefacción,
  • Dolor y,
  • pérdida de la función.


    Inflamación crónica

    La respuesta inflamatoria crónica se caracteriza por una menor formación de edema y menos cambios del flujo sanguíneo que en la inflamación aguda, pero la principal diferencia es la infiltración de los tejidos por monocitos y linfocitos de la sangre periférica.

    La inflamación crónica se acompaña casi siempre de destrucción de los tejidos, seguida de intentos de cicatrización por fibrosis.



Proceso inflamatorio 3EV1




Proceso inflamatorio 3EV2




Proceso inflamatorio 3EV3



BIBLIOGRAFÍA:

1. Herrera Fernández Fernando. Fisiopatología. Ed. Manual Moderno. México D.F. 2009.
2. Levison A. David. Reid Robin. Burt Alestair D. Harrison David J. Fleming Stewart. Patología de Muir. 14 Ed. Mc-Graw Hill. México, 2009. 376 págs.
3. Merk Sharp & Dohme. Manual Merck. Ed. Oceano. España, 2006. 914 págs.
4. Parakrama Chandrasoma. Patología General. Ed. Manual Moderono. México D.F. 1999. 1034 págs.
5. Pérez Tamayo Ruy. Principios de Patología. Ed. Interamericana. México, 1991. 124 págs.
6. Raymond Tallis & Howoard M. Fillit Brocklenhurst´s Textbook of geriatric medicine and genontology. Ed. Elsevier Inc. New York. USA. 2009.
7. Robbins y Cotran. Patología Estructural y Funcional. 7a Ed. 

Dr. Víctor H. Loo A.
Esp. Psiquiatría Infantil y de la Adolescencia.
Comments