Trastorno bipolar

publicado a la‎(s)‎ 30 ago. 2011 20:10 por Víctor H Loo A

En la atención psiquiátrica infantil y de la adolescencia con trastorno bipolar se dispone de estudios limitados,  y siendo un trastorno recidivante cuando aparece en la adolescencia se ha asociado a un riesgo mucho más alto de trastorno por abuso de sustancia que si se instaura en la niñez; la prevalencia del trastorno bipolar I en las muestras de población general varía el 0.4 y el 1.6%. 

Los familiares biológicos de primer grado de las personas con un trastorno bipolar I presentan tasas aumentadas de trastorno bipolar I (4-14%), trastorno bipolar II (1-5%) y trastorno depresivo mayor (4-24%). Los individuos cuyos familiares de primer grado sufren un trastorno del estado de ánimo presentan una mayor probabilidad de que el trastorno se inicie a edad más temprana. Los estudios sobre gemelos y sobre la adopción proporcionan sólidas pruebas de la influencia genética en el trastorno bipolar I.

Cualquier niño con antecedentes familiares de trastorno afectivo en tres generaciones (en especial de trastorno bipolar), depresión de comienzo rápido con retraso psicomotor o si él y/o rasgos psicóticos tiene que estar estrechamente vigilado por la posible aparición de síntomas maníacos cuando se le administra un antidepresivo.

La edad media en la que aparece el trastorno es a los 20 años, tanto para los hombres como para las mujeres. El trastorno bipolar I es un trastorno recidivante: más del 90% de los sujetos que tienen un episodio maníaco único presentará futuros episodios. Aproximadamente el 60-70% de los episodios maníacos se presentan inmediatamente antes o después de un episodio depresivo mayor.

Frecuentemente, los episodios maníacos preceden o siguen a los episodios depresivos mayores con un patrón característico especial para cada persona. La cantidad de episodios a lo largo de la vida (tanto maníacos como depresivos mayores) tiende a ser mayor en el trastorno bipolar I que en el trastorno depresivo mayor, recidivante.

Los estudios de curso del trastorno bipolar I previos al tratamiento de mantenimiento con litio sugieren que se presentan cuatro episodios por cada 10 años por término medio. El intervalo entre los episodios tiende a disminuir a medida que aumenta la edad. Hay algunos indicios de que los cambios del ritmo sueño-vigilia, como los que se dan durante los viajes o la depreivación de sueño, pueden precipitar o exacerbar un episodio maníaco, mixto o hipomaníaco.

Aproximadamente el 5-15% de los sujetos con un trastorno bipolar I presentan múltiples (cuatro o más) episodios afectivos (depresivos mayores, maníacos, mixtos o hipomaníacos) en el periodo de 1 año. Si se da este patrón, se anota con la especificación con "ciclos rápidos". El patrón de ciclos rápidos se asocia a un mal pronóstico.

Aunque la mayoría de los sujetos con un trastorno bipolar I presentan una reducción significativa de los síntomas entre los episodios, algunos (20-30%) siguen mostrando una labilidad afectiva y otros síntomas residuales. Hasta el 60% tienen problemas crónicos interpersonales o laborales entre episodios agudos. Los síntomas psicóticos pueden aparecer al cabo de días o semanas en lo que antes era episodio maníaco o mixto no psicótico. 

Cuando un sujeto presenta episodios maníacos con síntomas psicóticos, es más probable que los episodios maníacos posteriores tengan síntomas psicóticos. La recuperación interepisódica incompleta es más frecuente cuando el episodio actual está acompañado por síntomas psicóticos no congruentes con el estado de ánimo.



Vídeo de YouTube




Fuente: 
López-Ibor J. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Tratsornos Mentales. DSM-IV-TR. El Sevier Masson. 2002.
Comments